10 consejos para enseñar motocross a un niño

10 consejos para enseñar motocross a un niño

Después de enseñar a nuestros hijos a montar en motos de cross, y muchos errores por nuestra parte, hemos conseguido que puedan montar con sus motos de cross y disfruten de este gran deporte.

Por ello, hemos preparado los 10 consejos que nos hubiera gustado conocer en un inicio:

Empieza en un camino de tierra plano y a poder ser recto

Cometí el error de buscar en Google dónde conducir en motos de cross la primera vez que fui con mis hijos. Terminamos en un lugar muy arenoso con surcos profundos en las pistas. Los niños no avanzaban mucho sin chocarse o caerse de la moto Estaban muy emocionados, pero se frustraron de forma rápida y la moto los asustó después de esta primera experiencia.

Para el próximo viaje, encontré un camino de tierra llano y recto para enseñarles. ¡Era solo un largo camino de tierra sin tráfico y se divirtieron MUCHO! Pudieron permanecer en la moto fácilmente, apenas se estrellaron, ¡y estaban SALVAJOS de emoción! Para su primer viaje, le recomiendo encontrar un camino de tierra y practicar ir recto y no caerse. No haga que giren 180 grados en absoluto. Solo sigue recto y detente.

Quita las ruedas de entrenamiento

A menos que vayas a enseñar a un niño de 3 o 4 años, te recomiendo deshacerse de las ruedas de entrenamiento o ruedines. Si los comienzas con ruedas de entrenamiento, van a tener miedo de quitarlos una vez ya tengan algo de control.

La verdad es que en ningún momento las usamos y ni supieron lo que son, los pusimos directo a la moto. Aunque al principio pueden tener miedo y les va a costar más, en 3 o 4 viajes, vas a ver cómo ya empiezan a poder conducir con más seguridad y control de la moto.

No les des una moto demasiado grande

Asegúrate de comenzar a los niños en el tamaño correcto de moto de tierra. La mayoría de los niños lo mejor es empezar con una moto de 50cc, porque es más pequeña, más ligera y menos intimidante para ellos. Si puedes usar una moto de 50cc, incluso si es demasiado pequeña para su hijo, es la mejor forma de empezar con el motocross.

Las motos más grandes pueden ajustarse más «correctamente» a su hijo, pero por lo general son bastante pesadas y eso es difícil de controlar para un niño cuando está acostumbrado a conducir solo el peso de una moto. Cuando intentan girar o detenerse, casi siempre tiran la moto. No vayas a comprar un 50cc si va a ser demasiado pequeño para su hijo porque lo en nada va a quedarse pequeña, pero si tiene acceso a uno para sus primeras carreras de práctica, es lo más útil para aprender.

Después de que mi hijo de 8 años pudiera conducir una moto de tierra de 50cc 3-4 veces en viajes al desierto, hicimos el cambio a una moto de 110cc que era mejor para un niño de 8 años, pro le tamaño y potencia. Debido a que comenzó con la moto más pequeña, sintió algo de miedo para conducir la 110 en un inicio, pero la verdad es que se adaptó y acostumbro de forma rápida. Fue una gran idea empezar con una moto 50, pero con 4-5 vueltas ya estaba listo para pasar de categoría a una mayor.

Decora tu casa de la mejor forma

Enseña solo lo básico y fundamental al principio

En la primera vuelta, les di a mis hijos una clase sobre cómo conducir en moto. Les enseñé la forma básica, les enseñé cómo comenzar, les mostré el interruptor de matar y la palanca de cambios, etc. Eso no fue lo mejor que podía haber hecho, ya que estaban saturados de tanta información.

Después decidimos decir un aspecto básico y fundamenta en cada vuelta para que pudieran retener mejor. En el primer viaje les acabo de enseñar cómo ir en línea recta. Les mostré el trottle y el freno de pie y eso fue todo. Los puse en primera marcha para este viaje y los mantuve en primera marcha todo el tiempo.

En el segundo viaje les enseñé a girar 180 grados. Seguimos recto por un camino de tierra, y luego caminé junto a ellos mientras aprendían a darse la vuelta. Esto es de lo más difícil para los niños de lo que puedes pensar, porque cuando empiezan a inclinarse hacia un lado para girar y disminuyen la velocidad, el peso de la moto a menudo los supera y se caen. Los mantuve en primera marcha durante toda la vuelta.

En el tercer viaje, aumentamos la velocidad de forma suave. Los puse en segunda marcha durante todo el trayecto y se adaptaron a la sensación de ir un poco más rápido y disfrutaron de la sensación de libertad y adrenalina que se empieza a sentir.

En el cuarto viaje, les mostré la posición y forma de conducción adecuadas. Les enseñé a poner los codos hacia arriba y hacia afuera, a enderezar la espalda, a sentarse en la moto para apretar la moto con las rodillas y girar principalmente con las rodillas en lugar de los brazos, etc.

Continué pensando en un consejo en cada viaje para ayudarlos, y parece que de verdad les gusto esta forma de aprender.

Busca un gran campo abierto para practicar los giros

Enseñar a los niños a cumplir 180 grados de lo más complicado y ha sido un desafío. El peso de la moto hace que sea complicado para los niños, más de lo en un inicio se puede pensar.

Realmente ayuda si puedes encontrar un gran campo abierto y plano donde los niños puedan practicar sin nadie. De esta manera, tienen tanto espacio como puedan necesitar, y luego puedes trabajar con ellos para hacer que sus giros sean cada vez más ajustados hasta el punto en que puedan girar 180 en un camino de tierra y no tengan que salirse del costado del camino para volver.

Infórmate sobre cómo mantenerlos seguros

Hay mucha información interesante sobre la seguridad de las motos de cross que puedes encontrar.  Nosotros también tuvimos artículos hablando de la seguridad en la moto de cross y encontramos aspectos que sorprenden. Resulta que si solo hace algunos pequeños ajustes en la forma en que viajan sus hijos, puede prevenir el 90% o más de las lesiones comunes.

Niño realmente sediento y listo para un descanso después de andar en moto.

Hacer que los niños se detengan para tomar descansos de agua va a hacer que disfruten más.

Paradas para hidratarse

Los niños empezaron a amar sus motos de cross después de algunos viajes. Simplemente conducían como locos. Cuando conducían, sus cuerpos sudan como locos al manejar la moto pesada, la adrenalina y el calor que supone el equipo que llevas. Sin embargo, por lo general se sienten frescos porque el viento sopla a través de su ropa y absorbe el sudor. Esto conduce fácilmente a la deshidratación.

Mi hijo menor se frustraba con su moto de tierra. No se estaba divirtiendo mucho en algunos viajes, así que empecé a centrarme en cómo podría ayudarlo. Me detuve para hablar con él y me quité el casco para que pudiera descansar (estaba llorando). ¡Su rostro estaba ROJO BRILLANTE y estaba TAN caliente! Resulta que estaba frustrado porque tenía demasiado calor. Ahora, detengo a los niños cada 20 o 30 minutos y les pido que vengan al camión para tomar un buen trago de agua fría. Esto los ha mantenido mucho más felices.

Emociónate con el equipo de motocross y la protección

Mis hijos siempre han sido un poco exigentes con su ropa. Si su camisa no le queda bien, los vuelve locos. Estaba un poco aprensivo acerca de que se pusieran “quisquillosos” sobre el pesado equipo de moto de tierra que tendrían que usar para estar bien protegidos.

Antes de salir a comprar el equipo, los entusiasmé con las cosas geniales. Con fotos de cómo se ven otros con todo el equipo y lo bien que les iba aquedar todo el equipo junto a la moto.

Esto los hizo entusiasmados con todo el equipo de motocross y les dio más confianza antes de comenzar a practicar.

Nunca te frustres, y enséñales que está bien caerse y chocar

Lo peor que puede hacer es frustrarse con su hijo cuando le enseña a conducir en moto. Ya están aprensivos e intimidados por las motos potentes y con el peso que tiene, por lo que si demuestras una falta de confianza en sus habilidades o les presionas para que lo hagan bien, se van a sentir más presionados.

Comience su viaje arrodillándose junto a sus hijos y prometiéndoles que no se sentirá frustrado y asegurándoles que está 100% bien si se chocan o caen. Lo mejor es decirles que van a caerse y chocar al principio. Mis hijos estaban nerviosos por si se harían daño, así que les enseñamos que no era doloroso caerse. Les dije que no dolía caer, y que deberíamos practicar. Así que juguetonamente los empujé para que cayeran al suelo para probar sus almohadillas y protecciones. Todos nos reímos y quitamos la preocupación de sus rostros. Se les había dado permiso para probar algo nuevo y equivocarse, no tenían miedo de caerse y sabían que no me frustraría con ellos.

Ten fotos suyas con la moto de cross

No hay nada que más le guste a los niños que verse en su moto de cross y con todo el equipo montado. Si usan un ordenador o Tablet, ponlos de fondo para que se puedan ver y tengan aún más ganas de volver a practicar motocross. Incluso puedes colgar fotos suyas por la casa.

Decora tu casa de la mejor forma

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.